jueves, 13 de noviembre de 2014

EL REGRESO

     Pues al final me he salido con la mía y me han expulsado del cielo.  La última de las solicitudes llevaba un pliego de cargos digno de un consejero de Caja Madrid por el partido popular y una redacción devastadora.
     La verdad es que también ha pesado la acusación,  infundada,  claro,  de una angelita que afirmaba haberme oído decir no sé qué barbaridad y que me sorprendieron haciendo una pintada en los muros de nubes del sector dedicado a los Corintios,  gente a la que algún santo cuyo nombre no recuerdo,  mandaba insistentes cartas,  según me contaron.
     Y en vez de mandarme al infierno,  como solicitaba,  me devuelven a la tierra en una muestra de inmerecido encarnizamiento.
     Justo el día en que vuelven a conocerse cifras de pobreza que harían ruborizarse a cualquier gobernante con vergüenza mientras la gran mayoría de mangantes que ha saqueado el país disfruta de nuestra justicia,  hecha a la medida de robagallinas con quienes los señores jueces gastan unas energías de las que escasean ante los poderosos,  salvo muy honrosas y contadas excepciones.
     Empiezo a pensar que me he equivocado y miro arriba ante la duda.  No me veía en ese ambiente y añoraba conocer el infierno,  sin entender que para alcanzarlo basta con votar a incompetentes.
     Me he lucido.

6 comentarios:

  1. Ya sabía yo que tú no durarías mucho por allí, así que ahora a remar a las galeras. Qué va hombre que va: el Gobierno dice que aquí no hay pobreza, así que habrá que creerlos. Quédate en la tierra que arriba al final te harías tu también corrupto.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué más quisiera yo, Rafa. Arriba no hay lugar y abajo no han dejado nada por llevarse. Qué país.

      Eliminar
  2. Pero Andrés si el infierno está aquí abajo...

    ResponderEliminar
  3. Si existiera vergüenza y cordura esas cámaras debieran ser disueltas hace tela de tiempo ya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si existiera, estimado Luis. O existiese. Estoy contigo.

      Eliminar