martes, 11 de noviembre de 2014

QUÉ INFIERNO DE CIELO

     El cielo es un coñazo,   mire usted.  Me han tenido unos días sin poder usar internet porque me pillaron mirando en el ordenador una sugerente fotografía de Beyoncé.
      En todas partes hay chivatos y aquí abundan,  con carita de santo y mala baba.   De nada sirvieron mis explicaciones:
-Esa señora solo tiene para mí un interés científico como especie a proteger.  - Le dije al angelito responsable del wifi local que me sorprendió en mi atento estudio.    Pero no ha colado.
     De nuevo he remitido al comité supremo,  una especie de sínodo de santos o gente así,  otra solicitud de traslado al infierno en atención a mis deméritos de toda una vida.   A las motivaciones anteriormente descritas,  he añadido mis cargos de responsabilidad de gobierno.
     Les he relatado corruptelas varias, todas las que pude,  recepción de sobresueldos,  mi colaboración en la trama Gurtel y asesoría en todo lo que se ha hecho y dejado de hacer en Valencia y Madrid durante los últimos años.  He jurado incluso ser quien tomaba las medidas para sus trajes a un tal Camps.
-Por aquello de vestir al desnudo,  sabe usted?,  - diré si me preguntan.
     He reconocido por escrito ser el autor de la idea y  proyecto del aeropuerto de Castellón,   llegando a trasladar personalmente allí los ladrillos,  en mis ratos libres,   para colaborar a su construcción y que los aviones no tuvieran que esperar mucho.
     Igualmente ser quien le llevaba la contabilidad a un tal Bárcenas,  prometiendo ser autor de los famosos apuntes.  He asegurado ser quien aconsejó a una señora sin temor al ridículo dar la explicación de la indemnización en diferido de este buen hombre.  A última hora he jurado haber viajado hace tiempo a visitar a una señora que reside en  Madagascar con cargo a las cortes generales del estado.
-Unas veinte veces,  - pienso decir cuando me pregunten,  por no ser más que otros.
     Como colofón a tan radical currículum,  me he comprometido por escrito a volver a votar a Rajoy en las próximas elecciones,  confiando en que tal afirmación les convenza de la conveniencia de mi traslado.
     A ver que dicen ahora.  Ya les cuento.
   

6 comentarios:

  1. Yo no sé tú a que cielo irás a parar, pero Rajoy y toda su camarilla si se van al cielo con algún dios, será un dios de ricos.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedes imaginarte la gente que se ve por aquí, Rafa. Dos veces ya me han quitado la cartera...

      Eliminar
  2. Ardo en deseos de saber la contestación, aunque la intuyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Admitido en el PP! Aunque no sé yo, esto de publicarlo en un blog... es demasiada transparencia.

    ResponderEliminar